Bienvenid@ a Merveille, Invitado. Esta es la tierra del sueño y la imaginación, donde lo que tú quieras puede pasar, pero recuerda: todos aquí están un poquito... locos~
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Registro esclavo tienda
Miér Nov 25, 2015 3:18 pm por Admin

» Registro de Residencia
Miér Nov 25, 2015 3:16 pm por Admin

» Registro de Esclavos Mercado Negro
Miér Nov 25, 2015 3:07 pm por Admin

» Registro PB
Miér Nov 25, 2015 3:05 pm por Admin

» Registro de Muñecos
Miér Nov 25, 2015 3:00 pm por Admin

» Supresión de cuentas
Miér Nov 25, 2015 12:04 pm por Admin

» The Chronicles of Juno [Afiliación Normal]
Jue Jul 16, 2015 7:31 pm por Invitado

» Voracious Minds [Cambio de botón ~ Élite]
Lun Abr 27, 2015 6:20 am por Invitado

» The Circus ★ Afiliación Élite
Mar Abr 21, 2015 12:29 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 74 el Sáb Ene 02, 2016 9:27 pm.
Admin
MP-PERFIL
WEB MASTER
Afiliados Élite
Hermanos (00/05)
Directorio (00/10)
© HARDROCK

Sankarea [ID]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sankarea [ID]

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 27, 2014 10:58 am




Rea Sanka

Nombres: Rea.
Apellidos: Sanka.
Apodos: --------
Raza: Vampira.

Edad: 18 años.
Sexo: Femenino.
Orientación Sexual: Bisexual.
Ocupación: No es buena en casi nada(?)

Historia

Proveniente de una familia de vampiros purasangre, Rea nació en la rama de la familia heredera de la dinastía Sanka, una familia llena de nobles, monarcas, aristócratas, entre otras. Solo que había un pequeño problema con el nacimiento de la nueva y única heredera en ese momento, y ese era que la ley en la familia decía que el heredero tenía que ser un varón, por esto mismo, los demás miembros de la familia no vieron muy bien que su próximo líder fuera una pequeña niña que, posiblemente al casarse, se le tuviera que cambiar el apellido. Quitando eso de lado, la vida de Rea puede decirse que fue relativamente tranquila, claro, si es que nos ponemos a verlo desde un ángulo exterior. Otra cosa que no les pareció a los miembros de la familia Sanka fue que su matriarca, la madre de Rea, muriera poco tiempo después de que diera a luz a su pequeña. Esto, más que darle un mal impacto a todos, fue el padre de la niña quien lo tomo de la peor manera posible.

Los primeros años de vida de Rea fueron una época que, en realidad, para ella fueron los mejores. Siempre al cuidado de su padre tenía todo lo que quería, era consentida en todo lo que una niña pudiera querer, pero que, en realidad, ella nunca quiso. Su padre tenía la manía de estarle tomando fotos todos los años en el día de su cumpleaños, con la excusa de que era su obligación como su padre de estarla revisando todos los años para ver cómo iba su crecimiento. Esto podría en cierto modo decirse que es normal, el querer retratar la vida de tu única hija en fotografías, pero a cómo iba creciendo esa "tradición" empezó a tornarse más y más extraña, al punto en que su padre termino abusando de ella, de una manera en que, cuando Rea empezó a desarrollar su cuerpo como el de una señorita, su padre empezó a tomarle fotos desnuda. Esto tenía muy preocupada e incomoda a Rea, pero nunca intento imponerse ante su padre, en primer lugar porque según las palabras de él, era algo muy normal, y en segunda porque ella no tenía el valor de enfrentársele cara a cara como era debido.

En algún momento de su infancia su padre se caso con una de las sirvientas, las cuales eran entrenadas para ser las matriarcas del clan, como decía otra de las tradiciones familiares; por esto mismo Rea nunca supo que su madre había muerto al poco tiempo de su nacimiento. Creyendo que siempre creció con la compañía de su madre, Rea no tenía ninguna razón para llegar a tenerle algún coraje, de todos modos no es como que pasara mucho tiempo con ella, su padre la tenía casi todas las horas del día encerrada estudiando todo lo que fuera posible enseñarle en cuanto a materias, nada de actividades al aire libre, ni aunque fuera de noche, su cerebro estaba atiborrado de materias catedráticas tales como las matemáticas, lenguas, ciencias, etc.

Fue en una de esas noches, casi al comienzo del verano, donde Rea pudo ver desde la ventana de su habitación unos pequeños faroles que iban por el cielo iluminándolo como hacían las estrellas. Su mente curiosa no tardo en querer saber que era lo que estaba pasando en el pueblo cercano, así que con el plan de ir a echar un pequeño vistazo, salió de su habitación, saltando los arboles hasta pasar por la barda de la residencia Sanka con una gran agilidad. Siguió el camino colina abajo hasta llegar a un pequeño rio, el cual estaba decorado con algunos pequeños barcos blancos con una vela encendida. No perdió más tiempo y cruzo el puente hasta que llego a la calle principal del pueblo, donde se estaba celebrando un festival por el fin de la primavera y el inicio de la primavera. Aun con toda esa curiosidad de conocer el mundo exterior se quedo hasta que el sol empezó a lanzar los primeros rayos, prometiéndose a sí misma que iba a volver. Y así fue, por las siguientes noches, semanas, meses incluso siguió saliendo de su casa hasta el pueblo, donde a pesar de que no había festivales ella le gustaba explorar.

Había pasado ya un año desde la primera vez que había salido, el festival de verano era dentro de dos días, y como ya le era de costumbre Rea salió al rio, observando como al otro lado de este estaban montando los puestos para empezar pronto con las festividades; fue ahí cuando lo conoció, un joven que se veía de su misma edad, el cual de alguna forma en tan solo un par de horas que pasaron juntos, entablaron una extraña amistad, o así pensaba Rea, pero por la extraña actitud felina del chico estaba segura que el también pensaba igual. Esa noche ella volvió a casa temprano, con la promesa de que se verían en dos días para ir juntos al festival. Los dos días pasaron con tranquilidad en la residencia Sanka, demasiada tranquilidad, y eso es lo que empezaba a preocuparle a Rea. Ella estaba segura que sus padres sabían lo que estaba haciendo ella por las noches, pero le sorprendía que después de un año de hacer siempre lo mismo su padre no intentara nada, ¿acaso había comprendido que ella ya no necesitaba esa protección, a pesar de no conocer aun mucho sobre el mundo exterior? Con la idea de preguntarle a su padre después del festival lo que pasaba, Rea salió una vez más de su casa, sin saber que sería la última vez que estaría ahí.

Todo en el festival estaba yendo de maravilla. Rea y ese chico se la estaban pasando de lo mejor, pero por alguna extraña razón aun tenía el presentimiento de que algo no estaba marchando como debería. La calma y la paz habían sido sustituidas por varias horas por la duda y el temor, lo que no dejo que Rea se divirtiera como debía. Todo esto siguió hasta casi la media noche, donde el acompañante de la vampira la llevo hasta un pequeño acantilado, donde desde ese lugar podrían ver los fuegos artificiales desde muy buena vista. ¿Fuegos artificiales? ¡Rea jamás había visto unos! por esto mismo a la hora en que empezaron el brillo en los ojos de la joven fue más grande que nunca... y ahí empezó la tormenta. A medida que se prolongaban las luces de colores en el cielo, la garganta de Rea se iba secando de una manera inimaginable. Con el brillo rojo en sus ojos, miro de reojo a su acompañante, el cual por estar viendo las luces en el cielo tenía la cabeza inclinada hacia arriba y por consiguiente el cuello despejado. Rea trato de retener su sed lo más que podía, pues ella jamás había mordido a nadie, toda la sangre que le proporcionaban era especial, de una reserva especial que su padre tenía y que solo compartía con su hija, pues alegaba que los hermosos y pequeños labios de su hija no podían estar por sobre el cuello de cualquiera.

El chico se dio cuenta de que estaba siendo observado, solo que cuando volteo no esperaba encontrarse con la mirada sedienta de una vampira junto a él. Asustado, intento retroceder, y aunque Rea le advirtió que no le haría nada fue muy tarde. Un paso en falso y ambos estaban cayendo por el acantilado; Rea, gracias a sus habilidades de vampira, pudo acomodarse en una posición donde callo perfectamente de pie en el suelo, solo con unos pequeños rasguños a causa del inicio de la caída, pero su compañero no corrió con la misma suerte. Había caído sobre unos arbustos, los cuales amortiguaron su caída, pero no por eso se había librado de los raspones y de que se abriera ligeramente la cabeza, era una herida pequeña, pero el olor de la sangre había sido suficiente para que los instintos de la joven salieran a flote. No sabe que paso después, solo que estaba de rodillas al suelo con el cuerpo inmóvil del chico entre sus brazos y con una gran cantidad de sangre en su ropa y rostro, había tomado hasta la última gota de sangre.

Con el sol a punto de salir, Rea volvió a casa. No se molesto en ocultar los restos de sangre de su ropa blanca, tampoco el usar la entrada del jardín para ir a su habitación, por donde primero tenía que pasar por los pasillos que daban al gran comedor hasta las escaleras donde sus padres la estaban esperando para hablar con ella. Ya sabía lo que vendría, estarían furiosos con ella por haber salido de casa todo ese tiempo sin permiso, también por haber matado a un mortal y beberse toda su sangre, y lo veía en el rostro de su madre, la cual sonreía de oreja a oreja, en clara señal de que ella estaba metida en un gran problema. Cerró los ojos cuando vio como su padre se levantaba de su asiento, tembló cuando este se acerco a paso lento hasta ella y... abrió los ojos sorprendida cuando este le abrazo fuertemente, diciendo unas palabras como que estaba muy aliviado de que estuviera bien y orgulloso por haberse dejado llevar por sus instintos. Todo esto estaba desconcertando a Rea de tal forma que tuvo que pedir que la dejaran irse a su habitación a asearse y descansar un rato. Su padre la dejo ir, bajo la mirada furiosa de su madre. Una vez ahí Rea entro a su baño privado, se desvistió, tiro la ropa llena de sangre a la basura y se sumergió en la tina, notando una gran herida que surcaba todo su abdomen y otra que iba por todo el alrededor del brazo izquierdo un poco debajo del hombro, dejando que ahora las lagrimas se confundieran con el agua, pues estaba arrepentida, de verdad estaba arrepentida de lo que había pasado, ella no quería matarlo, y lo que la hacía sentir peor es que su padre estuviera feliz de que ella hiciera eso. Después de eso Rea tomo una decisión, no volvería a morder a alguien, ni a beber sangre.

Los primeros meses después de eso pasaron, y para su comodidad su padre le había otorgado más libertad dentro de la mansión. Podía pasar las tardes descansando o leyendo en la biblioteca, y en las noches no dormía, de todos modos no lo necesitaba, así que para pasar las horas se ponía a practicar algún deporte. Lo que si notaba era que su madre la evitaba lo más posible. Tratando de no darle mucha importancia al asunto, Rea siguió con lo que podía llamar vida, hasta que, un año después del incidente en el festival, su padre por fin exploto. Este había notado que su hija no estaba tomando ni una gota de sangre, y lo pudo confirmar cuando las sirvientas le dijeron que encontraban las copas de sangre de la joven vertidas en el lavamanos de su baño. Buscando una explicación, Rea dijo que no quería beber ya sangre nunca más, por lo que llevaba casi un año sin probar ni una sola gota, y que había descubierto una forma de sobrevivir sin la necesidad de tomar sangre. Cuando su padre estaba a punto de dictar su castigo, intervino la madre de Rea, diciendo que fuera a ella la encargada de darle el castigo merecido a su "hija", y así fue.

A los pocos días estaban unos hombres que esperaban para llevarse a la joven heredera, con la excusa de que la madre de esta la iba a mandar a un internado en una isla por el triangulo de las bermudas llamada Merveille, un lugar que sería perfecto para alguien como Rea. Sin la necesidad ni las razones para desconfiar de su madre, Rea se fue con esos hombres; lo que no sabía es que su padre se había ido esa semana de viaje y que su madre no la había mandado a un internado, sino que la había vendido a la Moitié Fou, mejor conocido como el mercado negro de la ciudad de Alyss. Ahora solo le quedaba esperar en ese lugar, donde desgraciadamente, el hambre y la sed se hacían cada vez más fuertes.

Descripción Física

Desde un primer ángulo, el cuerpo de Rea es el de una joven delicada de la aristocracia. Siempre con un porte elegante y delicado, al cual es difícil de quitarle la mirada de encima, pues el contorno de su cuerpo se ve como si fuera de papel, capaz de romperse con un estirón sencillo, pero aun así sus músculos son muy resistentes al igual que fuerte, no te creerías que una chica que a simple vista que se ve delicada puede ser extremadamente fuerte. En cuanto su figura en sí, Rea pose una altura de alrededor de 1.63 m. lo cual según ella está un poco más abajo de lo que quisiera pero que aun así aprecia tener, porque no está muy alta como para verse gigante pero tampoco es una enana. Sus brazos delgados y largos terminan en unos delicados dedos de pianista, mientras que sus piernas torneadas también terminan en unos delicados pies de bailarina, a causa de las clases que tomaba de pequeña por insistencia de su padre. El resto de su cuerpo es delgado; con una cintura pequeña que deja notar una curva donde empieza la cadera, y en cuanto a su busto, no es grande, pero tampoco es muy pequeño, es del tamaño promedio aunque a Rea le gustaría que fuera más grande. Su piel es pálida, la cual contrasta perfectamente con su cabello negro como la noche, peinado siempre suelto y lizo a la altura de la cintura, con un fleco en la frente y mechones que llegan a cada lado de la cada, y siempre decorado con una flor de hortensia. Las facciones de su cara tal vez sean las que más llaman la atención, pues sus labios pequeños y carnosos, su pequeña nariz respingada en su rostro redondo tiene una simetría perfecta, combinados con unos ojos azules que, al percibir sangre o simplemente sintiendo la falta de beberla, se vuelven de un color rojo electrizante e hipnotizarte.

Descripción Psicológica

Rea es una chica por demás amable, por no decir completamente ingenua. La educación que recibió en casa fue buena, pero en si no le enseñaron como se debía en el trato con los demás, pues al ser las sirvientas siempre obedientes a las órdenes de sus amos, no fueron de ayuda al momento en que Rea mas necesitaba un amigo. Ella trata bien a todos, aun sin saber si se lo merece o no, pero es más por el hecho de que ella quiere estar rodeada de gente que por otra cosa; eso sí, cuando te la ganas de enemiga es mejor tenerle cuidado. En cuanto a lo de ingenua, Rea no conoce bien el mundo más allá de los libros de historia y de otras materias que ha leído, por lo que la experiencia en el mundo real es algo tan nuevo y desconocido para ella, es como un niño que apenas está empezando a conocer el mundo dando sus primeros pasos al mundo exterior sin la ayuda de su mamá sosteniéndolo; por ello mismo es que si tu le dices que si los huevos de gallina caen del cielo ella no tendrá razones para no creerte, a pesar de saber ella que eso es completamente imposible. No obstante, su personalidad puede llegar a dar un giro completo cuando menos te lo esperes. Se puede comportar de un momento muy dulce y amable, pero no por eso deja de ser una vampira, obteniendo una personalidad un tanto arrogante y despiadada cuando se lo propone, pero como tiene un corazón de pollo no puede ser mala con alguien que no le ha hecho ningún daño, ni físico ni emocional. Rea no conoce el espacio personal, por lo que la palabra acosadora también le viene como anillo al dedo. Cuando algo le gusta lo quiere hasta que lo obtiene, importándole poco si otra persona lo tiene, o si lo que quiere es a la misma persona, su terquedad abarca niveles sorprendentes y por esto mismo no tiene pudor en cuanto a ciertas cosas, sobre todo si se trata del cuerpo de una chica, no lo hace con morbo, pero es a quienes más le gusta acosar en ciertos momentos, claro, hasta que algún chico llame su atención. También es muy inteligente, pero demasiado distraída, a veces no se llega a dar cuenta de lo que pasa a su alrededor, o hasta termina dándole risa lo de terror y viceversa.
Extras
Habilidades: Como vampira, tiene una increible agilidad y fuerza, capaz de salir casi intacta si cae desde una gran altura.
Debilidades: La luz del sol y la falta de sangre le causa que su cuerpo sea completamente debil, por lo que no puede hacer muchas cosas durante el día, ademas tiene que permanecer en un lugar con mucho aire acondicionado.
Gustos: *Los gatos. *La noche. *Leer. *Los dulces. *Las peliculas de zombies. *Los fuegos artificiales. *Los rios y lagos. *Las compras. *El frio. *Las hortencias.
Disgustos: *Los buhos. *El sol. *El ajo. *La comida picante. *La sangre. *El calor.
Fecha de cumpleaños: Junio 12

Como a Rea no le gusta beber sangre, lo compenza bebiendo jugo de tomate, pero como eso no le sirve de mucho, descubrio que las flores de hortencia le sirven de suplemento, aun no sabe porque, pero las tiene que estar comiendo seguido.
Su cuerpo tiene que estar siemrpe en constante frio, por lo que no puede estar en lugares demaciado calientes.
Tiene un gato que se llama Babu.
Sabe ingles y coser.
Las heridas que se hizo esa vez en el acantilado jamas desaparecieron.

Imágenes
Rea * Rea * Rea * Rea * Rea * Rea * Rea

Perfil del Físico

Rea Sanka (Sankarea) Rea Sanka.



We are all mad here.


avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Sankarea [ID]

Mensaje por Invitado el Miér Mayo 28, 2014 7:54 pm



No olvides pasarte por el Registro de Personajes (Físico) y el Catálogo del Mercado negro o  Catálogo de la Tienda de Pets, según te corresponda.

avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.