Bienvenid@ a Merveille, Invitado. Esta es la tierra del sueño y la imaginación, donde lo que tú quieras puede pasar, pero recuerda: todos aquí están un poquito... locos~
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Registro esclavo tienda
Miér Nov 25, 2015 3:18 pm por Admin

» Registro de Residencia
Miér Nov 25, 2015 3:16 pm por Admin

» Registro de Esclavos Mercado Negro
Miér Nov 25, 2015 3:07 pm por Admin

» Registro PB
Miér Nov 25, 2015 3:05 pm por Admin

» Registro de Muñecos
Miér Nov 25, 2015 3:00 pm por Admin

» Supresión de cuentas
Miér Nov 25, 2015 12:04 pm por Admin

» The Chronicles of Juno [Afiliación Normal]
Jue Jul 16, 2015 7:31 pm por Invitado

» Voracious Minds [Cambio de botón ~ Élite]
Lun Abr 27, 2015 6:20 am por Invitado

» The Circus ★ Afiliación Élite
Mar Abr 21, 2015 12:29 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 74 el Sáb Ene 02, 2016 9:27 pm.
Admin
MP-PERFIL
WEB MASTER
Afiliados Élite
Hermanos (00/05)
Directorio (00/10)
© HARDROCK

Chimamire no otōto. [ID]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Chimamire no otōto. [ID]

Mensaje por Invitado el Vie Jun 20, 2014 8:47 pm



Edgar Alexander Dwight
We are all mad here
Descripciones/Etc.
Descripción psicológica: Apacible sería la palabra que mejor describiría a Edgar. Es alguien solitario, independiente y a veces algo hostil. Por lo general, es un muchacho calmado y tranquilo al cual es complicado sacar una sonrisa o si quiera una ligera arruga en el entrecejo, solo en situaciones muy concretas, tales como el acercamiento afectivo, el cual podría provocar una reacción, no negativa, pero sí de ligero rechazo donde se alejaría casi temeroso o apartaría la supuesta amenaza de un manotazo, si se tratase de un abrazo, por poner un ejemplo. Pero claro, aunque no lo parezca, tiene sentimientos, de vez en cuando no negará esos abrazos, hasta los pedirá de forma subliminal y algo complicada de descifrar, pero reviviendo esa parte de él tan orgullosa, no podrá dejar de verse dulcemente molesto o tímido... Aunque, de momento, los pocos abrazos que ha recibido son por parte de su hermano, esos incluso los desea. Por contraposición, tenemos esa situación en la que se siente atacado él o alguien que considera importante, en ese momento se muestra violento, y agresivo, puede llegar a perder los papeles si le motivan a ello. Presenta cierta torpeza en algunos aspectos, por ejemplo a la hora de preparar la comida, también suele tropezarse mucho. Cuando toma aprecio a alguna persona, suele comportarse de una forma un tanto extraña, pues aunque le persigue, y prácticamente acosa, casi no se deja poner una mano encima, y si este le habla suele ser bastante tajante o le da un uso excesivo a los monosílabos, la conversación debe interesarle para que te suelte algún tipo de monólogo. No es bueno animando o alentando a las personas por mucho que lo intenta, y suele arreglar este pequeño defecto con movimientos afectivos bastante fríos, tales como una palmadita en la espalda o cabeza.

Descripción física: Su físico es algo bastante fácil de describir. Luce un hermoso, lacio, sedoso y suelto cabello azabache, negro como la noche misma, pero no por eso falto de brillo y frescura, corto y alborotado, para nada serio o formal, siempre tuvo esos mechones rebeldes donde mostraba cierta actitud pasota a pesar de que siempre lo mimó mucho. Su piel posee un color prácticamente cadavérico, conservando cierta humanidad gracias a esas zonas algo rosáceas de su cuerpo, como hombros, rodillas o la punta de sus dedos, nariz y labios, aunque en estos últimos, el color se apaga bastante más que en las otras zonas mencionadas. De facciones finas y dulces, bien definidas y de rostro prácticamente simétrico, comparándole fácilmente con los famosos muñecos de porcelana, esos que a algunos les resultan tétricos y a otros dotados de una belleza fuera de la que pueda encontrarse en este mundo. Sus extremidades son largas y su cuerpo delgado, aunque no en exceso, compensado en perfecta armonía con el resto de su cuerpo, el único fallo que ve Edgar, es su estatura, para él, que un hombre de veinte años mida tan solo un metro sesenta es bastante deprimente, pero para su desgracia, esa estatura junto a su rostro aniñado, le hacían pasar fácilmente por un muchacho de apenas unos trece o catorce años. Sus ojos son de un brillante y aterrador rojo carmesí, adornado por unas ojeras algo pronunciadas, inexplicable ya que supuestamente duerme bien... dentro de lo que cabe.

Habilidades: Gran fuerza, velocidad y agilidad. Cuando pierde el control de su cuerpo, puede ser capaz de desmembrar a una persona con sus propias manos.
Debilidades: La luz del sol, lógicamente. Sus poderes solo suelen revivir cuando sale a alimentarse, ya que usualmente, cuando es consciente de sus actos, desconoce su poder, por lo tanto, no los usa. Es por esto que suele ser bastante indefenso cuando su cuerpo no es movido por el hambre.

Gustos:
- Le encanta leer, casi tanto como jugar a videojuegos.
- A veces le gusta imaginar que él es protagonista de la gran mayoría de sus libros.
- Hablar con su peluche, es la única compañía que tiene a parte de su hermano.
- Adora estar con Vince, aunque tenga que soportar sus bromas sobre su estatura. Es una lástima que la mayoría de veces le obligue a estar encerrado en la habitación...
- Probarse ropa de su hermano, aunque esto siempre termina en disgusto, le recuerda que su cuerpo adulto está reducido a un niño de trece años.
- Lo cierto es que... no tiene muchas cosas para entretenerse.
- Los dulces, siempre tiene que tener uno en la boca.
- Cocinar, pero debido a que siempre está encerrado, a duras penas toca un fogón.
Disgustos:
- Su hermano es el único familiar que le queda, detesta que se maltrate con la bebida y destroce la oportunidad de poder estar con él bien.
- Sentirse solo, por eso necesita la atención o compañía de alguien aunque normalmente no lo muestre.
- Que le traten como si REALMENTE tuviese esos trece años. Él se considera un adulto, al menos mentalmente.
- Sentirse inútil o inservible.
- Odia que su hermano esté con tantas mujeres desconocidas y, sin ambargo a él, que es su hermano, le trate como si fuese un trapo sucio.
Cumpleaños: 31 de Octubre.

Perfil del físico: A-ya (Shuuen no Shiori Purojekuto) Edgar A. Dwight
Vampiro.
Hombre.
Asexual.
20 reales, 13-14 aparentes.
Mantenido.
By:Niza

Historia
Érase una vez, hace mucho tiempo, en una pequeña ciudad, vivía una familia de vampiros. Eran almas amables, y se llevaban bien con los humanos del lugar. Pero en una noche oscura, uno de los amables vampiros atacó a un humano de la ciudad. Antes de que nadie se diera cuenta, ya había chupado toda la sangre del humano. El hecho de que aquel vampiro había atacado a un humano pronto fue revelado por los demás. Y junto aquel vampiro toda la familia de estos, fue ejecutada... Y los ciudadanos vivieron felices para siempre.
[...] "...¿Son reales los vampiros? ¿Son malas personas?" Pregunto el pequeño chico de oscuros cabellos sentado en uno de las rodillas de su padre mientras abrazaba un peluche en forma de conejo, y el otro pequeño miro a su padre, que poseía marcadas ojeras, que hizo un esfuerzo de sonreír mientras le acariciaba la cabeza al muchacho que sostenía el conejo. "Los vampiros existieron... Pero ya no. Y si son malos... No lo sé. De hecho, dudo que ese vampiro atacase a esa persona de buena gana. Se esta haciendo tarde. Deberíais ir a la cama, Vincent y Edgar."-"... ¿Porque no podemos dormir todos juntos?" Preguntó nuevamente aquel muchacho a la par que estrujaba el peluche entre sus brazos, mientras que el otro miro a su padre... El cual simplemente aparto la mirada. "No Edgar. No podrá ser." Dijo con simpleza... Y el otro, que se mantuvo callado todo el rato observando al mayor volvió la vista al pequeño decepcionado. "... No te preocupes, otro día será." Dijó tratando de animar a el que era su hermano... Y este sonrío en respuesta. "... De acuerdo, buenas noches padre." Dijeron ambos mirando al mayor.
[...] Pero aquella historia de vampiros no terminaba así. Y aquello era algo que su padre sabía, algo que el padre de ambos gemelos sabía.
Aquella historia de supuesto final feliz, no acababa con la muerte de todos los vampiros. La historia continuaba hasta la actualidad misma... Pues uno de la familia de aquellos vampiros fue capaz de sigilosamente escapar de la ciudad y llegó a Merveille, donde se caso con un humano normal. Con cada generación, la sangre de vampiro se fue debilitando gradualmente... Pero un día décadas después, otro ciudadano fue atacado.
La estirpe de vampiros no se había extinguido. Solo había permanecido inactiva.


Los años comenzaban a pasar, y aunque su cuerpo parecía no verse afectado por estos, el joven Edgar comenzaba a hacerse preguntas, las cuales, la gran mayoría, iban dirigidas a su padre que, cansado de esquivarlas y dándose cuenta que ya no podía despistarlo con una tontería, tuvo que recurrir a la mentira. Según el padre, Edgar sufría infinidad de enfermedades que le impedían llevar una vida normal, por lo visto le afectaba más que a otras personas el contacto físico con otras personas por temas de... ¿gérmenes? Al igual que la luz del sol, que al parecer le dañaba la piel y podría causarle algún tipo de cáncer... No recordaba bien todas las enfermedades, ni mucho menos los nombres, ya le costó aprenderse la palabra "narcolepsia", la cual, supuestamente, también padecía. Su padre se las apañó para econtrarle una explicación lógica a todas y cada una de las dudas del menor... pero faltaba una, una que no se veía capaz si quiera de preguntar. ¿Por qué? ¿Por qué parecía que forzaba una sonrisa cada vez que los ojos del adulto reposaban sobre el menor de los gemelos? No era un mal padre, lo sabía... pero seguía sin comprender por qué, a pesar de que sus comisuras se alzaban, sus ojos no sonreían... Muchas veces pensó que era una carga, que tener que estar siempre cuidando de un niño que prácticamente era alérgico a vivir era demasiado duro para él solo, y por eso... lo comprendió perfectamente cuando su adorado padre, una noche... desapareció.— "... Onii-san, ¿dónde está papá?""...""... ¿Onii-sa-...?""Él... ser marchó, con una mujer. No... no va a volver, Edgar." —Se había marchado, y estaba seguro de que fue porque ya no podía soportarlo más, vivir estresado cada segundo de su vida por culpa de un chico tan débil como era Edgar, la culpa le carcomió durante años, de hecho, lo sigue haciendo. No puede evitar pensar que su hermano, su único hermano, también se marchará, dejándole solo para que termine de ser consumido por sus enfermedades... y aquel miedo no hacía más que fortalecerse al paso de los años. Su hermano cayó en el mundo del alcohol, las mujeres y las malas compañías, la relación que tenían antes, tan estrecha y cercana, comenzaba a desquebrajarse por culpa de aquel mal hábito y lo único que Edgar podía hacer... era observar cómo la imagen de su hermano se difuminaba y se oscurecía, porque, ¿qué podía hacer un hombre en el cuerpo de un niño enfermizo y débil, maltratado incluso por su propio hermano?...

Edgar, vive ignorante sobre su verdadera existencia. Desconoce por completo que, muy lejos de ser un niño indefenso, es un poderoso vampiro capaz de destrozar una vida en una sola noche, sin piedad alguna por el alma que arrebata, pues su único objetivo es alimentarse para poder mantenerse con vida, pero... ¿cuánto más podrá sostenerse la mentira que su padre y hermano se esforzaron en mantener en pie? ¿Qué pasaría... si descubriese la verdad?
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Chimamire no otōto. [ID]

Mensaje por Invitado el Sáb Jun 21, 2014 12:42 pm

avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.