Bienvenid@ a Merveille, Invitado. Esta es la tierra del sueño y la imaginación, donde lo que tú quieras puede pasar, pero recuerda: todos aquí están un poquito... locos~
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Registro esclavo tienda
Miér Nov 25, 2015 3:18 pm por Admin

» Registro de Residencia
Miér Nov 25, 2015 3:16 pm por Admin

» Registro de Esclavos Mercado Negro
Miér Nov 25, 2015 3:07 pm por Admin

» Registro PB
Miér Nov 25, 2015 3:05 pm por Admin

» Registro de Muñecos
Miér Nov 25, 2015 3:00 pm por Admin

» Supresión de cuentas
Miér Nov 25, 2015 12:04 pm por Admin

» The Chronicles of Juno [Afiliación Normal]
Jue Jul 16, 2015 7:31 pm por Invitado

» Voracious Minds [Cambio de botón ~ Élite]
Lun Abr 27, 2015 6:20 am por Invitado

» The Circus ★ Afiliación Élite
Mar Abr 21, 2015 12:29 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 74 el Sáb Ene 02, 2016 9:27 pm.
Admin
MP-PERFIL
WEB MASTER
Afiliados Élite
Hermanos (00/05)
Directorio (00/10)
© HARDROCK

I'll bite you to death. [ID]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I'll bite you to death. [ID]

Mensaje por Invitado el Dom Jun 22, 2014 11:09 am

— Datos Principales.
Nombre/s: Ren Daniel.
Apellido/s: Inoguchi O'Connor.
Apodo/s: Ninguno.
Raza: Híbrido. [Demonio/Humano.]
Edad: Desconcido.
Sexo: Masculino.
Orientación: Desconocido.
Empleo: Encargado de una biblioteca. / Estudiante.

— Historia.
¿Y ese? ¿De qué trata?
Oh, este es mi favorito... Narra la historia de un pueblo que fue condenado por culpa de un nacimiento.
... ¿Eh? ¿cómo es posible que una nueva vida represente una catástrofe?
Porque... por las venas de ese niño, corría la sangre de un demonio.
¡Uwaaah! ¡Pues parece una historia interesante!
¿Verdad que sí? Ten, léelo. Es corto.
Ah... pero, lo estabas leyendo tú, ¿no?
No te preocupes, yo ya me lo sé de memoria.

La muchacha de lacios y cortos cabellos rubios, correspondió a aquella misteriosa sonrisa del muchacho tras el mostrador de la biblioteca. No era la primera vez que hablaba con Daniel, o Dany, como ella le llamaba, pues este ya le había recomendado varios libros antes y todos le habían gustado. Emocionada, fue con paso rápido hacia una de las mesas, sentándose y abriendo el libro con impaciencia para comenzar a leer.

« Esta historia se sitúa en un humilde pueblo, oculto en el lugar más recóndito del Japón feudal. Los habitantes eran conocidos por sus grandes y ricas cosechas, pero sobre todo por su innegable hospitalidad con los visitantes y entre ellos mismos, ayudándose como si de una numerosa familia se tratase. Una noche, un misterioso viajero de sucias y estropeadas ropas, se topó con el pueblo, y no dudó un solo segundo en adentrarse en este. El pueblo era tan pequeño, que con solo una mirada de reojo, se percataron de la presencia de aquel hombre, el cual a penas podía caminar sin cojear o ayudarse de aquella rama que usaba como bastón. Los habitantes no tardaron en salir para socorrer al viajero. Una de las mujeres decidió acogerlo en su casa, ya que tenía amplios conocimientos de medicina y pudo curar las heridas de aquel hombre. La joven en seguida cayó prendada de la belleza de aquel a quien socorría, solo conocer su rostro bastó para que sus ojos ya no pudiesen separarse de aquellas preciosas orbes anaranjadas cual llama de fuego, sintiéndose tentada de enredar sus dedos entre la larga melena azabache de él, o simplemente rozar esa tersa y pálida piel... Jamás había visto belleza semejante en un hombre.— ¿Sucede algo? —Preguntó él, debilitado mientras esperaba sus atenciones médicas.— ¡Oh! No, lo siento mucho. —Cuánta vergüenza pasó en ese momento, pues ella no se consideraba merecedora si quiera de poder apreciar el rostro de aquel hombre, a pesar de su gran inteligencia, nunca se consideró una mujer hermosa. Él sonrió en dirección a ella, y la estuvo observando todo el tiempo mientras era tratado. Al finalizar, él se mantuvo tumbado en la cama, mientras ella, sentada a su lado, recogía los trapos y curas que había utilizado.— Si me permite el abuso de confianza, la vergüenza que muestras resulta encantadora para mi. —La mujer, alarmada por el alago, dejó caer sin querer uno de los recipientes con agua, no se rompió, pero hizo ruido. Aún así, tras mirarse fijamente por unos segundos, ambos rieron con timidez... Quién iba a decir que un encuentro tan inocente, tendría un final tan apasionado, en el que la mujer se entregó a él. A la mañana siguiente, el joven se había marchado. En ese momento, ella supo que jamás volvería a verle.

Pasaron los meses, descubriendo que había quedado embarazada por él en aquella noche de descontrol, pero no le importó, quiso tener aquel bebé, al cual llamó Ren. El pequeño había sido premiado con la belleza de su padre, mirarle le recordaba a él, esa piel tan blanca y lisa, ese cabello negro que ya podía recogerse en una pequeña coleta... y su sonrisa, tenían exactamente la misma sonrisa. De ella pareció heredar la sed de conocimientos y su facilidad para el aprendizaje, además de ese tono de ojos tan peculiar... Pero algo iba mal, algo estaba mal en él. El sacerdote, desde el nacimiento del niño, anunció la llegada de una época catastrófica para el pueblo, pues este niño había nacido en pecado gracias a un demonio. Los habitantes, guiándose por la palabra de aquel que era mensajero de sus dioses, comenzaron a mirar al recién nacido con terror, pero a pesar de las advertencias del anciano sacerdote, decidieron darle una oportunidad al muchacho... pero, conforme pasaban los años, la profecía marcada por el anciano iba surgiendo. Las cosechas se echaron a perder, las tierras dejaron de ser fértiles, la sequía se cebaba con ellos, y por todas las dificultades que se presentaban, el ambiente entre los habitantes se hacía cada vez más tenso, dando lugar a peleas y discusiones... El pueblo estaba desarmándose poco a poco, y los dedos que señalaban a Ren eran cada vez más, quien con tan solo 15 años ya era acusado de llevar a un pueblo entero a la destrucción. A pesar de todo aquello, Yonaka, una amiga suya en la que él confiaba plenamente, le demostró su fidelidad convenciéndole de que ella estaba de su parte.

Una noche en la que ellos jugaban cerca de un río que casi se había secado, Ren se había parado frente a este, mirándolo con suma seriedad.— ... Se supone... que esto lo he provocado yo, ¿verdad? —La niña se acercó, situándose a su lado con una sonrisa fingida.— Pensar en eso no te hace bien, Ren-kun. Yo creo que es una simple casualidad... —Pero las palabras no lograron animar al muchacho, que suspiró agotado.— ... Ren, vámonos de aquí.¿Qué? —Ella le miró, apagando aquella sonrisa mientras le tomaba de la manga del yukata.— Vamonos antes de que vengan. —Le miró arrugando el entrecejo el joven, confundido.— ¿Quién? ¿quién va a venir? —Pero su respuesta fue respondida inmediatamente, cuando unos pasos apresurados se aproximaban hasta ellos. Una masa de aldeanos enfurecidos y armados con antorchas para iluminar el lugar, rodearon a la chica y al joven, que rápidamente fue apresado y llevado hasta el pueblo.— ¿¡Qué pasa!? ¿¡Qué queréis!? ¡Yo no he hecho nada! —El muchacho fue acallado con un fuerte golpe en el estómago, que lo aturdió todo el camino hasta ser lanzado en un profundo agujero bajo tierra, donde ya se encontraba su madre muerta. Atado, observó a todos desde las profundidades de aquel agujero cavado.— ¡Yonaka! —La niña, que observaba con terror al chico, apartó la mirada, tratando de no ver cómo la tierra iba cubriendo el cuerpo de madre e hijo.— ¡Diles que yo no fui! ¡Yonaka, Yonaka! —Pero esta desapareció entre la furia de los demás.— ¡Yo no hice nada, malditos imbéciles! ¡Saldré de aquí! ¡Os mataré, os mataré a todos! —Exclamó hasta que sus amenazas fueron ahogadas por la tierra que enterró sus cuerpos... La chica, huyó para no escuchar los gritos de Ren, quien la llamaba suplicando ayuda, y se adentró en el bosque para llorar su pérdida y su culpabilidad, prometió que siempre estaría a su lado, siempre le apoyaría... le traicionó.

Horas después, cuando la noche comenzaba a espesarse, decidió volver a casa... pero a penas pudo creerse la escena que frente a sus ojos se mostraba, el pueblo había sido invadido por las tinieblas, sombras sin forma se hicieron con el control del pueblo, apresando a sus habitantes que sufrían a causa de estas, que les obligaban a liberar un extraño humo violáceo que huía de ellos por boca y ojos, dirigiéndose a un punto en concreto, donde se encontraba Ren, devorando el alma de todos y cada uno de ellos. Era él, el sacerdote no estaba equivocado... Ren fue fruto de la unión entre una humana y un demonio. Presa del pánico, la muchacha huyó lejos de allí...

Ren había vendido su alma al mismísimo demonio, el cual le dio una segunda oportunidad, resurgiendo así de lo muertos para poder llevar a cabo su venganza, pero, a cambio, Ren iría al infierno si moría, y debía servir a Satán, dedicando su vida a recolectar almas para él, corrompiéndolas según la que a su dueño se le antojase. »

La chica, cerró el libro, sin poder borrar de su expresión aquel estado de shock. Se levantó y, abrazada al libro, caminó hasta Dany, quien sin mirarla, preguntó.

¿Y bien? ¿qué te pareció?
¡Ha sido muy triste, todo muy trágico! Uhg, Dany, tienes unos gustos muy macabros...
¿Sabes? La leyenda cuenta que Ren, aún en la actualidad, sigue vivo. Y camina entre nosotros, esperando un momento de debilidad para poder manipularnos y hacerse con nuestras almas, que serían torturadas en el infierno por toda la eternidad.
¡Aaaah! ¡Cállate, no digas esas cosas!
Andate con ojo, tal vez Ren huela tus inseguridades y venga aquí, a Merveille. Buscando tu alma.
¡Idiota, idiota, idiota, idiota!

Continuó gritando la muchacha, cubriéndose las orejas mientras iba saliendo de la biblioteca. Acompañado de aquel silencio, Daniel se acomodó en la silla tras el mostrador, admirando aquel libro que la joven dejó antes de marcharse, y esbozó una amplia sonrisa.

— Descripciones.
◘ Física
Es un joven de físico bastante corriente y común, por lo que puede pasar desapercibido sin llamar demasiado la atención. Su cabello es negro como la noche misma, voluminoso y sedoso al tacto, lacio y brillante, se lo cuida mucho, bueno, su apariencia en general, le gusta verse bien, por lo que su piel también luce casi perfecta en un tono pálido que contrasta con su cabello y pestañas, siendo esta tersa, suave y fría, libre de toda impureza o defecto. Su altura rondará el metro sesenta y nueve, pero debido a lo cerca que anda del metro setenta, es esa la estatura que da siempre que le preguntan. Su cuerpo es delgado y esbelto, ejercitado pero no demasiado marcado ni musculado, de extremidades largas, acorde con su cuerpo y perfectamente proporcionado. Los ojos son rasgados y adormilados, es por esto que a veces se dificulta el identificar un color en su iris, este está dotado de un color azul grisáceo, apagado y sin vida que fácilmente podría ser pateado o de un potente azul, siempre dependerá de la iluminación. A pesar de ser un joven simple en apariencia, suele resultar bastante llamativo, tanto por resultar atractivo como por resultar insoportable por sus acciones o actitud fría o pedante.

◘ Psicológica
Su personalidad siempre ha sido un misterio para todo aquel que le conoce, pues aunque es un muchacho responsable que no duda en castigar a otros por su falta de disciplina, es el primero en enzarzarse en una pelea, descarta el diálogo directamente si percibe un acto o palabras que no le agradan. Usualmente es bastante tranquilo, si cumples las normas y obedeces, no tendrás ningún problema con él, suele mostrarse serio y con un porte elegante y ordenado, es por esto que da verdadero terror dirigirse a él o si quiera mirarlo, pues te responderá como si de un ser inferior te tratases, mirándote por encima del hombro a pesar de que su estatura no sea la más imponente del mundo. Adora ser el lider, controlar a las personas en todos los campos posibles. Por si no fuese poco su actitud distante, es también una persona altanera y egocéntrica que no dudará en rebajar tu existencia hasta la de un mísero gusano.

En temas de amor, Daniel está bastante desinteresado. Su primer amor resultó ser la misma muchacha que le traicionó. Ahora no confía en nadie, y mucho menos en temas amorosos, detesta esos sentimientos, le resultan inútiles y despreciables por los que serías fácilmente manipulable o vulnerable. Automáticamente, esa persona se convertiría en una debilidad para ti, no haría más que estorbar en su camino... Pero claro, nadie puede evitar sus sentimientos, pues por mucho que intente esconderlos, estos siempre estarán ahí, y saldrán a flote en el momento más inesperado, incluso puede que con la persona inesperada.

— Imágenes.
Spoiler:







— Extras.
Habilidades: Es habilidoso a la hora de manejar la magia negra, pero su poder se especializa en el dominio de las sombras o tinieblas, las cuales prácticamente puede manejar a su antojo.
Debilidades: o puede acercarse a nada que tenga que ver con temas divinos, tales como cruces, iglesias y demás. Cualquier cura o sacerdote podría acabar fácilmente con él si este no huye.
Gustos: 
- El arte, en todos sus aspectos.
- La comida japonesa, es la única que come.
- El silencio, la soledad, la tranquilidad... Estar con él mismo, para resumir.
- Los dulces, tales como pastelillos o tartas.
- Los animales pequeños.
- Leer, pero sobre todo, escribir.
- La sangre y carne humana, no es que sea vampiro, pero sí es algo... caníbal.
- Sentirse superior o con poder sobre algunas personas.
Disgustos: 
- La falta de respeto, educación o disciplina.
- La gente descerebrada e inútil.
- Las verduras.
- Los niños, es un odio que no puede controlar.
- Las multitudes.
- ... Lo cierto es que es bastante pasota, no hay mucho que le disguste.
Fecha de cumpleaños: Desconocida.

— Otros.
- Usa gafas, pero normalmente lleva lentillas.
- Tiene un perfecto manejo de las artes marciales, especializado en el manejo de tonfas, a las que logró trasladar parte de su poder para que el daño sea mayor.
- Cambió su nombre para que no le relacionasen con los Inoguchi de la leyenda y pasar desapercibido.

— Perfil del físico.
Kyoya Hibari (Katekyo Hitman Reborn) Daniel O'Connor.


We are all mad here.


Última edición por Daniel O'Connor el Mar Jun 24, 2014 12:48 pm, editado 7 veces
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: I'll bite you to death. [ID]

Mensaje por Invitado el Dom Jun 22, 2014 11:50 pm

Cuando termines la ficha poste aquí de nuevo~
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: I'll bite you to death. [ID]

Mensaje por Invitado el Mar Jun 24, 2014 12:49 pm

Listo...
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: I'll bite you to death. [ID]

Mensaje por Invitado el Mar Jun 24, 2014 7:40 pm

avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: I'll bite you to death. [ID]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.