Bienvenid@ a Merveille, Invitado. Esta es la tierra del sueño y la imaginación, donde lo que tú quieras puede pasar, pero recuerda: todos aquí están un poquito... locos~
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Registro esclavo tienda
Miér Nov 25, 2015 3:18 pm por Admin

» Registro de Residencia
Miér Nov 25, 2015 3:16 pm por Admin

» Registro de Esclavos Mercado Negro
Miér Nov 25, 2015 3:07 pm por Admin

» Registro PB
Miér Nov 25, 2015 3:05 pm por Admin

» Registro de Muñecos
Miér Nov 25, 2015 3:00 pm por Admin

» Supresión de cuentas
Miér Nov 25, 2015 12:04 pm por Admin

» The Chronicles of Juno [Afiliación Normal]
Jue Jul 16, 2015 7:31 pm por Invitado

» Voracious Minds [Cambio de botón ~ Élite]
Lun Abr 27, 2015 6:20 am por Invitado

» The Circus ★ Afiliación Élite
Mar Abr 21, 2015 12:29 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 74 el Sáb Ene 02, 2016 9:27 pm.
Admin
MP-PERFIL
WEB MASTER
Afiliados Élite
Hermanos (00/05)
Directorio (00/10)
© HARDROCK

When two to one [Nataly ID]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

When two to one [Nataly ID]

Mensaje por Invitado el Vie Jun 27, 2014 8:19 pm




Nataly Lafaurie

Nombres: Nataly Jacqueline
Apellidos: Lafaurie
Apodos: Naty, Taly / Jacky, Kelly.
Raza: Hibrida (Vampura/Sucubo).

Edad: Aparenta 18 años.
Sexo: Femenino.
Orientación Sexual: Bisexual.
Ocupación: -------------

Historia

París, Francia.
Las familias de vampiros del continente europeo siempre ha sido una raza muy selecta, principalmente las que son pura sangre, esos clanes donde solo podían tener matrimonios entre sus mismos familiares, sin importarles que consecuencias podrían traer para sus descendientes, o bien, ser de otra familia sangre pura de vampiros y ser aceptado como el prometido de alguno de sus miembros. Solo de estas formas los clanes podían no solo seguir teniendo el mismo poder que por siglos habían tenido, sino también hacer que sus clanes crecieran con alianzas por los matrimonios arreglados que tenían con otros.

La familia Lafaurie no era la excepción en cuanto a tradiciones familiares se refería. Siempre siguiendo un estricto régimen y una lista de normas, los herederos de la familia principal tenían por ley la regla de tenerle al siguiente líder  la persona con la que se iba a casar, incluso antes del nacimiento del mismo ya estaba decidido quién iba a ser con quien compartiría una vida vampírica, quisiera o no el heredero. Fue aquí donde comenzó todo, fue esta misma regla la que desencadeno un estado de completo caos y rabia entre la rama primaria y secundaria de los Lafaurie, cuando al heredero de la casa principal se le descubrió un amorío con una de las sirvientas, una joven sucubo que no hacía más que cumplir con las ordenes de su amo y al mismo tiempo obteniendo su alimento vital, o eso fue lo que pensaban los consejeros de ese tiempo, nunca nadie se imagino que ese amorío prohibido fuera algo más profundo y, como resultado, traería al mundo un pequeño regalo que lleno de alegría no solo a la madre, sino también al padre que, desgraciadamente, no pudo mostrar nunca esa alegría si es que quería proteger a su hija y a la madre de esta.

Todos estos eventos tuvieron como consecuencia el que el clan expulsara a la madre de la pequeña, quien afortunadamente nació con los mismos ojos perlados del clan de los vampiros, pero su demás aspecto físico era una viva copia de su madre; aun así el clan decidió quedarse con la bebé para criarla como una de ellos, con la esperanza que los genes del padre fueran aun mas fuertes y de esa forma mantenerla como la heredera que le correspondía ser. A los pocos años de vida, las facciones de la pequeña fueron haciéndose más parecidas a las de su madre biológica, y no solo eso, sino que al mismo tiempo fueron notando características de la raza de la madre en ella; el temor de todos se había hecho realidad, la heredera de los Lafaurie era una hibrida, una mezcla completa entre el vampiro y la sucubo, lo que causo la repugnancia de toda su familia hacia ella, mas no la de su padre. El padre de Nataly, nombre que le pusieron a la pequeña, fue obligado a casarse lo más pronto posible con una mujer de su mismo clan, de una rama inferior que había aceptado el criar a la niña como suya, más no fue posible esa promesa; la mujer odiaba a muerte a Taly y siempre trataba de deshacerse de ella, lo cual era imposible pues la niña tenía el cuidado absoluto de los consejeros del clan y de su padre al ser la única heredera, pero eso no duro mucho tiempo en realidad.

Nataly tenía solo 5 años de edad cuando nació una segunda heredera de la casa principal, su pequeña hermana Fabienne fue lo que hizo estallar a la familia de alegría, “Por fin tenemos una heredera digna” eran los comentarios que Taly siempre escuchaba de su familia, los cuales eran dichos no solo a espaldas de ella, sino también demás miembros descarados lo decían en presencia de la menor; esto causo que Taly creciera con un complejo de inferioridad a causa de que todos veían a su pequeña hermanita con ojos de grandeza, pues ella era la viva imagen de su padre y eso llegaba a intimidarla un poco.

Los años siguieron, las niñas crecieron, y se mostraron completamente diferentes. Taly era delicada y sumisa, como una pequeña flor de primavera, mientras que Fabie demostró tener un cuerpo con todas las habilidades de vampiro que poseía, ganándose así el respeto de la familia entera. Este tiempo fue muy difícil para la mayor, pues no veía a nadie que quisiera compartir algo con ella; el respeto que mostraban era solo por ser la hija del líder, ella no tenía meritos de años anteriores ni nada, la mayoría de las señoras evitaban que sus hijos se juntaran con ella. Fue a la edad de 12 años que Taly conoció a uno de sus primos, el hijo del hermano gemelo de su padre. Lo que en un principio pensó ella que podía ser su salvación, no fue así; su primo le tenía un rencor inimaginable, pues él la culpaba de que el padre del chico fuera desterrado a una rama inferior en vez de pertenecer a la principal por ser uno de los hijos de la antigua cabeza del clan.

Todas estas cosas no las podría soportar alguien normal, y mucho menos alguien con un corazón tan dulce como lo tenía Taly, pero ella nunca perdió la fe y la idea de poder llevarse con él de una buena manera. Costo tiempo y esfuerzo, pero logro que su primo olvidara ese rencor y así se formo entre ambos un vinculo fraternal, de hermanos como debió de ser en un principio, lo cual le dio a Nataly el valor de decidir superarse a sí misma de ahora en adelante. Comenzó a entrenar las artes antiguas de su familia con ayuda no solo de su primo, sino también asistida por su hermana menor, la cual después de un tiempo empezó a acercarse a Taly pues era su madre la que hacía que se separaran.

Por conforme pasaba el tiempo se podía apreciar el cambio en la actitud de Nataly. Se podía ver un brillo muy diferente en sus ojos, al igual que unos comportamientos muy extraños. Fue el día de su cumpleaños número 15 donde Nataly empezó a tener un extraño comportamiento que no iba de acuerdo con el suyo. Durante el día todo fue normal, los demás miembros de su clan la felicitaban, algunos con sonrisas en sus rostros, otros por simple cortesía y los que no, preferían seguir ignorándola como siempre lo hacían. Esto no molesto a la joven en lo absoluto, su molestia más grande ese día había sido el hambre que sentía, pero no un hambre cualquiera, sino un hambre que no había sentido jamás; no era normal eso, su primo y hermana trataron de darle a beber sangre para ver si así se podía sentir mejor, pero ni eso estaba funcionando. Cuando su primo, Nathan, se acerco a ella y trato de ayudarla para levantarse, el pequeño tacto de las manos de él en los hombros de la Nataly le hizo sentir una extraña sensación. Miedo. Sintió un miedo al sentir esa extraña necesidad y hambre, por lo que se fue corriendo a su cuarto, encerrándose en el baño. Se echo agua al rostro, tratando de despejar su mente, luego miro a su espejo, deseando no haberlo hecho nunca. “Hola” fue lo que dijo su reflejo en el espejo, haciendo saltar a la media vampiresa “tranquila, soy tu” “¿Cómo?” fue la pregunta de Taly “Soy tu, pero la tu sucubo. No eres solo una vampira, nunca lo fuiste completamente, por eso es que no necesitas beber sangre tan seguido, no es tu alimento vital”. El rostro de Taly no cabía en la sorpresa de lo que su reflejo le estaba diciendo, ¿todo eso era cierto? Miles de preguntas más estaban apareciendo en su cabeza, a todo necesitaba una respuesta en ese momento “Si quieres respuestas, ve y pregúntale a papá”. Y así lo hizo.

Todo lo que ella había dicho era cierto. Su padre le explico que ella era una hibrida, que su madre era parte de la servidumbre cuando él era joven y que su otra raza era la de sucubo. Taly no sabía cómo reaccionar ante todo esto, ahora entendía porque es que su familia llegaba a despreciarla tanto. Pensando que ahora conocía toda la verdad, pensó que todo iba a serle un poco más fácil de llevar, pero aun le quedaba un problema, su otra yo.

Decidió guardar el secreto, no quería que nadie se enterara esa chica, pues ni siquiera sabía qué hacer con ella; por lo que en una forma de diferenciarla decidió llamarla como su segundo nombre, Jacqueline, Jacky de cariño. Los primeros meses fueron un poco complicados, porque cada que veía su reflejo, ya sea en un espejo, en el agua o donde sea, Jacky aprovechaba para poder hacer una aparición o simplemente para gastarle una broma. Al poco tiempo se podía notar mucho cambio en la actitud de Taly, todo esto a causa de que Jacky estaba empezando a poseer el cuerpo de la vampira. Fue en una noche en la que su hambre se hizo insoportable que Jacky tomo todo el control de todo el cuerpo, haciendo que unas pequeñas alas aparecieran en su espalda, la cola y unos cuernos. Jacky no perdería la oportunidad, así que salió de la habitación hasta el gran jardín de la mansión; total, nadie la vería a ella, el amanecer estaba cerca y por su condición de sucubo podría soportar la luz, pero no fue así, una sombra la estaba siguiendo muy de cerca, descubriendo su secreto.

El tiempo siguió corriendo, y Taly ya no podía soportar el que Jacky tomara el control cada que se le antojaba, por lo que fue con la única persona con la que tenía la confianza para poder resolver todo esto. Nathan fue de gran ayuda, pues logro hacer que ambas partes llegaran a un acuerdo que les dejara vivir en paz, o al menos le gusto a Jacky, porque Taly tenía miedo de la forma en la que la otra se alimentaba.

Cuando Taly cumplió 18 fue cuando la tormenta empezó. Jacky sentía que algo estaba mal en esa mansión, estaban muy tranquilos y la situación en la familia no era cómoda que digamos. La esposa de su padre pasaba más tiempo queriendo saber lo que estaba haciendo su hijastra, sabía que ella guardaba un secreto, y eso a Jacky de verdad la tenia preocupada, porque al cumplir la mayoría de edad era cuando a Taly la iban a nombrar como futura cabeza del clan, el puesto que según la matriarca actual no se merecía, que le pertenecía a la hija que si nació dentro de la línea. Para este día se planeaba una gran fiesta con todos los miembros de todas las razas. El padre de Taly y Fabie se había encargado de que todos pudieran asistir, pero al mismo tiempo que fuera una fiesta solo con la familia, nadie extraño. Todo era tranquilidad hasta el momento en que el primer grito se escucho desde el interior de la mansión. Los guardias salieron avisando que estaban recibiendo un ataque, y que la entrada principal de la mansión y alrededores se estaban incendiando. El lugar se lleno de pánico, pues los mismos rebeldes se estaban encargando de exterminar a quienes se les enfrentaban, con tal de conseguir lo que querían: a Nataly.

Lo demás pareciera que paso en cámara lenta. Los rebeldes, o contrabandistas se acercaron a ella, aprisionando primero a Fabie, luego a su padre y luego a ella. Nathan fue a su rescate, pero lamentablemente los otros fueron más rápidos y lograron atravesarle el pecho, haciendo que muriera al instante. Entre llantos apareció Jacky, dispuesta a defender a su primo, pero un golpe en su cabeza fue lo que hizo que cayera inconsciente, lo último que vio fue la sonrisa de satisfacción de su madrastra.

Mareada, aturdida, cansada, sudada, entumecida, sedienta y hambrienta. Así es como ahora Taly se encuentra entre los barrotes de la Moitié Fou, el mercado negro en la ciudad de Alyss, la capital de Merveille, una isla que se encuentra en el triangulo de las bermudas, el lugar donde su supuesta madre la había mandado; o eso fue lo que le dijeron los contrabandistas que la dejaron en ese calabozo. Pero no, no estaba sola al menos, Jacky seguía con ella.

Descripción Física

La suerte entre Nataly y Jacqueline es que comparten el mismo cuerpo, pero al mismo tiempo eso puede causar muchos problemas.
En un principio, la hibrida posee un cuerpo ni muy delgado, pero tampoco menudo. Posee una altura de 1.63 m. y una piel blanca como la leche, pero tampoco tan pálida. Sus piernas torneadas y un poco largas, de un suave tacto pero también frio por su misma naturaleza; su cadera es ancha, pero tampoco tanto, es una talla perfecta y atrayente a la vista. Su cintura es pequeña, poseyendo un abdomen plano con un ombligo sumido, pero también es duro gracias a todo el entrenamiento que ha tenido. Algo que sin duda le molesta a Taly, pero de lo que Jacky está orgullosa, es de su pronunciado busto, un que desde una edad temprana empezó a molestarla, por esta misma razón siempre usaba suéteres amplios que la cubrían toda, o al menos así era hasta los 15 cuando ya su busto no podía ser ocultado. Su cuello es delgado y largo mientras que las facciones de su rostro son muy finas; su barbilla es entre redonda y puntiaguda, sus labios son pequeños pero carnosos a la vista, poseyendo siempre una suave y tímida sonrisa ante todos, eso sí, guardando dentro de su boca su característicos colmillos de vampira. Su nariz es pequeña y respingada, que se arruga cuando algo le molestia, y sus ojos son grandes, afilados y poseedores de unas perlas blancas, tan blancas que pensarías que esta ciega, pero no es así. Su cabello es algo así como azabache y un tono azulado, el cual cae como cascada en su espalda hasta casi llegar a la cadera, mientras que en el frente posee un fleco cuadrado y unos mechones a cada lado de su cara.
Su ropa es otro cantar. Taly prefiere tener siempre ropa que la cubra, como las blusas de manga larga y pantalones holgados, mientras que Jacky es de usar shorts o faldas cortas, que dejen ver sus piernas, además de blusas de tirantes y escotadas, para que se puedan notar sus atributos. Eso sí, ambas gustan de usar chamarra, pero mientras que Taly la usa cerrada hasta casi el cuello, Jacky se la abre cada que pueda.

Descripción Psicológica

Lo que se vendría diciendo que es esta chica, podría ser un caso de síndrome de géminis, un caso que se muestra más allá de la bipolaridad, este caso es el tener las dos personalidades muy distintas una de la otra dentro de un mismo cuerpo.
Nataly se considera como la versión vampírica de su raza. Ella es elegante, delicada, educada, pero sobre todo es tímida y reservada, al punto en que llega a ser muy sumisa a la hora de hablar, sino también a la de actuar. Se piensa las cosas no dos, ni tres veces, ella podría estarle dando vueltas a un mismo asunto por varios días, semanas, incluso a todo el mes si es posible, con tal de poder hacer que todos queden conformes con sus decisiones. Al ser muy nerviosa no es nunca la que toma la iniciativa en nada, siempre espera a que los demás propongan y ella solo secundara a todo lo que dicen. Aunque con el tiempo ha ganado confianza en sí misma no es capaz aun de querer ser la primera en algo, mucho menos si se trata de expresar algún sentimiento o disgusto que tenga con alguien o algo. Prefiere evitar la pelea lo más posible, pues su naturaleza pacifista es algo que la domina por completo. Eso sí, al ganarte su cariño casi podrías decir que tienes una adorable madre a tu lado.
En cambio, si se trata de Jacky, es completamente lo opuesto a lo que es Taly. Jacky no desperdiciara en ningún momento echarte en cara si le caíste mal, o si hiciste algo que no le gusto o lo que sea, con tal de molestarte un rato. Es bromista al punto en que puede llegar a caer pesado o hasta ser cruel, sobre todo con quien de primer momento le inspira desconfianza, pero si le agradaste pueden pasar dos cosas muy sencillas: que te tome como su nuevo blanco de bromas o que te acose, y para que te pase la segunda debes de tener mucha suerte, pero normalmente es la que evita el contacto físico innecesario. Ella no teme dar el primer paso, o mejor dicho el primer golpe si la situación lo demanda, como tampoco se piensa muy bien las cosas; es impulsiva e hiperactiva, adora divertirse y la buena vida, y mientras ella ese conforme nada mas importara.
Aun con lo diferente que son ambas, ambas comparten sentimientos parecidos, así que si una odia a alguien, la otra lo hará, si una se enamora, la otra lo hará, pero nadie afirma que esto pueda ser buen augurio.
Extras
Habilidades: Además de los clasicos poderes de vampiro, como lo son la velocidad y una gran fuerza, el clan Lafaurie poseé la habilidad de ver mas allá de lo que cualquiera puede, desde la energía vital hasta personas a kilometros de distancia.
Debilidades: Al ser hibrida, no puede usar tanto la habilidad de su clan; sus ojos se cansan al punto en que pueden cansarse y su vista hacerse borrosa.
Al ser hibrida, tiene un cuerpo un poco mas fragil que el de todos, entre ellos su corazón, el cual cada tanto tiempo tiene que estarse checando.
Gustos: *Cocinar *Los pasteles *Leer *Entrenar *Pasear por la noche *Las puestas de sol* Los animales *Limpiar *Tejer
Disgustos: *La suciedad *Los abusibos *La injusticia *Las mentiras *Que la desprecien *La sangre
Fecha de cumpleaños: 27 de Diciembre

No le gusta beber sangre, más Taly no sabe que Jacky bebe por ella para que no mueran.
Siempre lleva consigo una pomada curativa.
Una buena forma de diferenciarlas es que Taly no puede pronunciar la "r", esta por su acento suena como "g", mientras que Jacky puede hablar fluidamente sin el acento.

Imágenes
Perfil del Físico

Hinata Hyuga (Naruto) Nataly Lafaurie.



We are all mad here

avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: When two to one [Nataly ID]

Mensaje por Invitado el Lun Jun 30, 2014 10:57 am



No olvides pasarte por el Registro de Personajes (Físico) y el Catálogo del Mercado negro o  Catálogo de la Tienda de Pets, según te corresponda.

avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.