Bienvenid@ a Merveille, Invitado. Esta es la tierra del sueño y la imaginación, donde lo que tú quieras puede pasar, pero recuerda: todos aquí están un poquito... locos~
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Registro esclavo tienda
Miér Nov 25, 2015 3:18 pm por Admin

» Registro de Residencia
Miér Nov 25, 2015 3:16 pm por Admin

» Registro de Esclavos Mercado Negro
Miér Nov 25, 2015 3:07 pm por Admin

» Registro PB
Miér Nov 25, 2015 3:05 pm por Admin

» Registro de Muñecos
Miér Nov 25, 2015 3:00 pm por Admin

» Supresión de cuentas
Miér Nov 25, 2015 12:04 pm por Admin

» The Chronicles of Juno [Afiliación Normal]
Jue Jul 16, 2015 7:31 pm por Invitado

» Voracious Minds [Cambio de botón ~ Élite]
Lun Abr 27, 2015 6:20 am por Invitado

» The Circus ★ Afiliación Élite
Mar Abr 21, 2015 12:29 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 74 el Sáb Ene 02, 2016 9:27 pm.
Admin
MP-PERFIL
WEB MASTER
Afiliados Élite
Hermanos (00/05)
Directorio (00/10)
© HARDROCK

PlayBoss | Stefano ID |

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

PlayBoss | Stefano ID |

Mensaje por Invitado el Vie Jun 27, 2014 9:29 pm




Stefano Di Bianchi

Nombres: Stefano Alessandro.
Apellidos: Di Bianchi.
Apodos: Stef, Bronco -que significa 'potro salvaje'-
Raza: Incubo.

Edad: 227 años, aparentes 22.
Sexo: Masculino.
Orientación Sexual: Bisexual.
Ocupación: Profesor de italiano.

Historia

Se dice que si una pareja de demonios tiene siete hijos, y el séptimo es por casualidad un niño, este nacerá como un incubo. No siempre se da el caso, por lo que muchos no creen que esto sea verdad… pero, una vez cada tanto, sucede.

Dos familias de demonios unieron a dos de sus miembros, el primogénito de los Gravano y la segunda hija de los Di Bianchi, con la esperanza de que tuvieran descendientes para continuar la tradición familiar de controlar los territorios bajo la influencia de esos apellidos, que tenían fuerte resonancia en la comunidad mafiosa. Smeralda esperaba poder tener una gran familia, mientras que a Antoni le daba lo mismo siempre que tuviera hijos que quisieran cumplir su deber y mantuvieran en alto el apellido. La familia Gravano, sin embargo, mantenía un profundo desprecio por los incubos y las súcubos, esos subtipos de demonio que solo manchaban la pureza de la familia. Jamás aceptarían a un incubo o súcubo dentro de la familia… si hubiesen sabido que el séptimo hijo que Smeralda llevaba en su vientre era un varón, probablemente… no, ella no quería ni pensarlo. Podría ser una demonio, pero jamás sería tan descorazonada como para entregar a sus hijos a las garras de la muerte. Apenas se enteró de que el pequeño Stefano sería un incubo, decidió llevar el embarazo en secreto absoluto, no solo de sus suegros Gravano, sino también de su esposo y sus hijos. Solo su primer hijo, quien pronto sería la cabeza de la gran mafia Gravano Di Bianchi, la acompañó en el secreto. El resto de la familia jamás supo que el bebé que se gestaba en el vientre de Smeralda Grazia Di Bianchi era de sexo masculino, pues les hicieron creer que sería una niña.

Apenas nacido, Stefano fue entregado por su hermano Francesco a una pareja que previamente había aceptado cuidarlo sin decir una palabra, ni más ni menos que la hermana mayor de Smeralda y su esposo, y reemplazado por una niña que había nacido sin vida, cuyo cuerpo le fue comprado a la devastada madre por una importante suma de dinero. El recién nacido viajó con sus nuevos tutores desde el sur hasta el norte de Italia, donde se crió en una zona rural a las afueras de Florencia, puesto que su tía había sido expulsada de la familia Di Bianchi. Desde pequeño aprendió que la vida se ganaba con trabajo duro, se levantaba con el sol a ayudar a su tío con las labores y algunas tardes jugaba en el campo. Nunca le ocultaron que ellos no eran sus padres, pero le dijeron que su madre había muerto en el parto y su padre en una revuelta en un bar. Fue en su adolescencia cuando descubrió que le atraían tanto los hombres como las mujeres, y comenzó a darse escapadas vespertinas a la ciudad con algunos amigos, experimentando con su sexualidad.

El primero en morir fue su tío, defendiendo la hacienda de unos ladrones. Luego su tía cayó en cama por una enfermedad que se estaba expandiendo en el norte de Italia. Fue por esa época que, mientras cocinaba algo para ella una noche, recibió la visita de dos extraños: una mujer y un hombre, ambos vestidos de negro. Ella dijo llamarse Smeralda, mientras que él se presentó como Francesco. Ambos le sonreían con familiaridad, como si lo conocieran, por lo que Stefano llegó a preguntarse si debía recordarlos de alguna ocasión. Pidieron tener una charla con él, preguntaron por su tía, su estado de salud. Fue entonces cuando le dijeron la verdad de la historia, de sus orígenes, quiénes eran ellos, quién era la mujer que yacía en la cama, víctima de aquella enfermedad, y quién era él. Fue difícil para él creerlo, mucho más difícil hubiese sido aceptar ir con ellos, de no ser por la jugosa oferta que le fue hecha: si él los acompañaba, ellos pagarían la atención médica de la mujer, sin importar cuán costosa esta fuera. Además, así Stefano podría comprobar que no le estaban mintiendo. No tenía nada que perder.

El viaje fue largo, tedioso e incómodo, aquellas personas no paraban de tratarlo como a alguien cercano, mientras que para él esas dos figuras eran perfectos desconocidos. Se preguntó por qué habían ido a buscarlo luego de tanto tiempo, él hubiera esperado que luego de todos esos años ya no tuvieran interés en él; sin embargo, su madre le reveló que nunca lo había perdido de vista, que siempre había estado pendiente de él a través de su hermana. ¿Y por qué pretendían llevarlo con el resto de su familia ahora? Podría decirse que el incubo ya no corría peligro. Parte de los Gravano habían sido asesinados por una coalición de familias enemigas, y el actual capo, Don Antoni Giacomo Gravano, estaba postrado en cama debido a la misma enfermedad que aquejaba a la tía de Stefano, solo que en él estaba tan avanzada que había llegado a un punto de no retorno. El rubio jamás llegó a conocer a su padre, pues cuando arribó a la estancia Gravano el Don había fallecido. Su madre era astuta, sin dudas, y previendo esto había preparado ya la mejor forma de aprovechar esa situación. Sin miembros de la familia del difunto para meterse en medio, y con el hermano mayor de Stefano, Francesco, como nuevo Don Gravano, las aguas se calmaron. El incubo se vio repentinamente ubicado a la cabeza de una organización mafiosa que debía liderar, con una familia de ocho hermanos, madre y hasta abuelos. Su tía, al menos, estaba siendo tratada contra esa enfermedad. Con el tiempo y la mejora de la salud de la mujer, el joven rubio se dedicó más a su nueva tarea como Don Di Bianchi, descubriendo que de hecho no era malo en todo eso. Sus subordinados lo respetaban y apreciaban, incluso la población del área bajo la influencia de la familia había llegado a conocerlo y respetarlo a causa de la profunda dedicación que ponía en mantener el orden y cuidarlos. Aún así, pasadas varias décadas, llegó un momento en que Stefano decidió que necesitaba aire nuevo, un escape de todo aquello, un nuevo giro de 180° que le diera emoción a su vida. No hubo una sola persona que aceptara que él dejara su puesto como Don Di Bianchi, por lo que debió ceder a simplemente mantener su puesto mientras se tomaba unas “vacaciones”, dejando a otra persona en su lugar. Por supuesto que él planeaba tomarse unas laaargas vacaciones, una ausencia indeterminada, y solo consideraría volver si en algún momento fuese necesaria su presencia. Se dedicó a viajar por diferentes países, adoptando una vida nómada sin raíces fijas, para poder airearse y darle otro tipo de emoción a su vida. Por supuesto, nunca olvidará el día en que el avión en el que estaba viajando desde Europa a América cayó; sin dudas había experimentado ya varias veces la sensación de estar al borde de perder la vida, de sentir las frías manos de la muerte cerrándose sobre su cuello, pero esa vez fue tan sobrecogedora la certeza de que jamás volvería a abrir los ojos que, cuando en efecto volvió a ver la luz del sol, tardó literalmente días en convencerse de que seguía vivo. Esa fue su estrepitosa llegada a Merveille. El comienzo de lo que resultó siendo una nueva aventura para él, un hombre al que los desafíos hacían sentir vivo, y que casualmente había ido a parar a un lugar donde tal vez, un día, inesperadamente te encontraras el mundo patas para arriba. Su lugar en el mundo, definitivamente.

Se estableció en la capital tras recorrer algunas ciudades de la isla, pero a pesar de estar en la zona urbana se aseguró de tener su pequeño escape de la realidad en las afueras, en un punto entre las ciudades de Alyss y Wahn. Una estancia donde cría caballos.

Descripción Física


De estatura 1,85 y buen cuerpo, delgado y de músculos fuertes y trabajados, mas no excesivamente marcados como para llegar a ser grotesco, tiene espalda ancha y manos grandes. Su cabello es de un color rubio tostado, llegando los mechones más largos hasta la mitad de su cuello, y crece con las puntas hacia afuera; sus ojos van un tanto a tono  con su cabello, ya que son de un color avellana. Su piel es de un tono algo bronceado, y está marcada por tres  tatuajes que van a juego entre ellos: el más grande de estos se encuentra a lo largo de su brazo, ocupando desde su mano hasta su hombro, y se trata de una pequeña llama azul en el dorso de su mano izquierda, de la cual se desprenden alambres de púas que conducen hacia la silueta de un caballo envuelta en llamas azules, y más arriba se encuentra un sol anaranjado. Siguiendo la línea de este tatuaje, en el lado izquierdo de su cuello se puede ver la silueta negra de una calavera, y detrás de esta unas pequeñas llamas azules. En su cadera, quizá un poco más arriba, se encuentra el tercero de sus tatuajes, que conserva el mismo estilo que los otros dos pues se trata de unas grandes llamas azuladas sobre las cuales se aprecia la silueta negra de un potro salvaje. Los tatuajes no son las únicas marcas que adornan su cuerpo, pues también tiene algunas cicatrices producto de puñaladas o heridas lo suficientemente profundas que sufrió a lo largo de su vida.

Cuando está relajado es muy expresivo en cuanto a gestos faciales, sus ojos demuestran calma la mayor parte del tiempo, alegría en otras ocasiones, y su sonrisa suele ser segura. Cuando se pone serio, sin embargo, puede lograr una inexpresividad completa en su rostro.

Descripción Psicológica

La personalidad de Stefano es dual, tiene al menos dos facetas bien marcadas. Normalmente suele ser bastante animado, amigable, quizá rayando en lo tonto, torpe y risueño, a veces infantil, no se deja amedrentar fácilmente y le gustan los retos, los disfruta. Puede parecer algo distraído, e incluso a veces da la sensación de que está completamente en las nubes… y bien, a veces es así, pero a pesar de todo puede ser muy atento, tanto a lo que las personas le dicen como al tratarlas. Cuando alguien capta su atención, no duda en encararlo, pues es muy seguro de si mismo y los rechazos no son algo que lo afecte con facilidad. No se echa atrás fácilmente, así como tampoco se deja desanimar por cualquier cosa. Cuando se fija en algo, es difícil sacarlo de su mente, y prácticamente no para hasta obtenerlo. Es muy obstinado, terco y perseverante. Tiene una gran paciencia para ciertas cosas, aunque para otras se impacienta fácilmente.

A pesar de ser usualmente animado y casi estúpidamente feliz, también existe otra faceta en él: serio y puede llegar a molestarse, especialmente con quien “toque lo que es suyo”, después de todo es un incubo muy territorial, por así decirlo, un poco posesivo y celoso.  En ocasiones donde debe mostrar presencia, entereza o autoridad, puede leer la situación y adoptar la postura que mejor le convenga, desde completamente serio, pasando por una actitud completamente segura, hasta una jocosidad inteligente o incluso un aura amenazante.

Su actitud cambia radicalmente cuando necesita alimentarse, pues se vuelve más frío y seco, aunque a la vez mucho más seductor y directo.
Extras
Habilidades: Es bueno en la pelea cuerpo a cuerpo y tiene habilidad media en cuanto a armas blancas y de fuego. Sabe usar látigos como armas bastante eficaces. Por supuesto, como todo incubo, posee una gran habilidad para seducir, y puede debilitar la voluntad de sus ‘víctimas’ y aumentar el deseo y la libido. Tiene gran fuerza y resistencia físicas.

Debilidades: Es dependiente del sexo para mantenerse energético y saludable; cuando pasa un largo período sin mantener relaciones sexuales a su cuerpo se le hace más difícil curarse y es más fácil que se enferme. Llega a ser bastante torpe en ocasiones, cuando pierde la concentración en lo que hace –lo cual pasa más seguido de lo que debería-, por lo cual ha llegado a caerse por escaleras, tropezar sin razón aparente o incluso golpearse a si mismo con su látigo.

Gustos:
El sexo.
Los retos, las situaciones difíciles, las personas que no son fácilmente “domables”.
Los animales pequeños.
La lluvia y la nieve.
El alcohol, bebe de vez en cuando.
La pastelería y repostería, comerla más que cocinarla.
El jazz, usualmente lo escucha cuando está estresado, así se relaja.
La piña, aunque le causa alergia.
Los caballos.
El aire libre.
Practicar deportes. De vez en cuando juega basket en alguna cancha de la calle, nada al aire libre o hace equitación.

Disgustos:
El calor excesivo, no lo soporta y le hace perder energías.
Juzgar a alguien por su raza, antes de conocerlo, ya que a él le sucede muy seguido.
Estar en lugares muy pequeños por demasiado tiempo.
Su alergia a la piña.
El chocolate blanco.

Fecha de cumpleaños: 4 de Febrero.

Los tatuajes de caballos que tiene se los hizo en memoria de su vida en el campo, la libertad y el espíritu indomable que tanto ama en esos animales; él siempre fue comparado con uno.
Es el séptimo hijo de nueve: Francesco Carlo, Irene Bianca, Giuliana Vera, Paolo Andre, Domenica Allegra, Camillo Giulio, luego él, Antonella Fiamma y Gian Luca.

Imágenes
01020304050607 - 08

Perfil del Físico

Dino Cavallone (Katekyo Hitman Reborn!) Stefano A. Di Bianchi





WE ARE ALL MAD HERE
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: PlayBoss | Stefano ID |

Mensaje por Invitado el Jue Jul 03, 2014 5:56 pm

avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.