Bienvenid@ a Merveille, Invitado. Esta es la tierra del sueño y la imaginación, donde lo que tú quieras puede pasar, pero recuerda: todos aquí están un poquito... locos~
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Registro esclavo tienda
Miér Nov 25, 2015 3:18 pm por Admin

» Registro de Residencia
Miér Nov 25, 2015 3:16 pm por Admin

» Registro de Esclavos Mercado Negro
Miér Nov 25, 2015 3:07 pm por Admin

» Registro PB
Miér Nov 25, 2015 3:05 pm por Admin

» Registro de Muñecos
Miér Nov 25, 2015 3:00 pm por Admin

» Supresión de cuentas
Miér Nov 25, 2015 12:04 pm por Admin

» The Chronicles of Juno [Afiliación Normal]
Jue Jul 16, 2015 7:31 pm por Invitado

» Voracious Minds [Cambio de botón ~ Élite]
Lun Abr 27, 2015 6:20 am por Invitado

» The Circus ★ Afiliación Élite
Mar Abr 21, 2015 12:29 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 74 el Sáb Ene 02, 2016 9:27 pm.
Admin
MP-PERFIL
WEB MASTER
Afiliados Élite
Hermanos (00/05)
Directorio (00/10)
© HARDROCK

Fantasmas del pasado, luces del futuro [Kenneth ID]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fantasmas del pasado, luces del futuro [Kenneth ID]

Mensaje por Invitado el Mar Jul 15, 2014 3:48 am

• Datos Principales •

Nombre/s: Kenneth
Apellido/s: D'Arcaglia
Apodo/s: Kenny, Ken, cualquier otro que le quieran poner.
Raza: Espíritu
Edad: Aparenta 23 desde hace ya mucho tiempo.
Sexo: Masculino.
Orientación: Homosexual.
Empleo: Arqueologo.

•Historia•
¿Se han preguntado qué tan importante puede ser la vida en realidad?
¿Nunca han pensado que se siente pasar a lo que llaman “mejor vida”?
En el mundo existen dos tipos de personas: las vivas y las muertas, o como ellos prefieren mejor llamarse, los no vivos.
Para los vivos, el término de vida puede ser algo que no les preocupa demasiado. Les llega a resultar algo innecesario pensar el fin de su vida, siempre haciendo lo que se les dé en gana con ella y no pensando en ningún minuto en tener que cuidarla, que cuando ya están en la última línea de su “vida” ahora es cuando ya empiezan a reflexionar sobre lo que fue de su vida anteriormente, las aventuras que tuvieron, sus momentos felices, la gente que conocieron, con la que convivieron; pero también llegan a pensar en toda la gente a la que tal vez le hicieron daño, los pecados que cometieron, los errores que posiblemente les cueste ahora pagar y de los que, como todos dicen, se arrepienten. ¿Pero quiénes son los que pueden darse el tiempo a reflexionar sobre todas las cosas buenas y los errores que tuvieron en el pasado? Esa es la gente que ve su muerte cerca, a los que ven a la parca cerca de ellos anunciándoles que su hora esta próxima, esa gente que por una enfermedad sabe que le queda poco tiempo o los ancianos que ya están muy grandes y dicen que su objetivo en la vida ya está cumplido, que no temen en dejar a su familia atrás porque saben que pueden cuidarse ya, que los prepararon como era debido para que, sin su ayuda, puedan superarse a sí mismo y a las expectativas que dejaron no solo a sus hijos, sino también a los nietos que pudieron haber tenido… En fin, esta gente es la que al final puede decir si su vida fue buena o no, pero que, a pesar de todo, no puede hacer para enmendar sus errores.
¿Pero qué pasa cuando tu muerte no fue de esta forma?
La muerte no viene solo como enfermedades o de forma natural. Mucha gente termina perdiendo su vida a causa de accidentes, con el típico “estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado” y sí, existen todo tipo de accidentes y nadie está a salvo de estos.
Kenneth era un arqueólogo reconocido, que se ganaba la buena vida a base no solo de sus excavaciones, sino también dando sus descubrimientos a los museos más reconocidos del mundo; donde eran admirados no solo por los mismos del museo, sino también por los visitantes que se maravillaban por todo tipo de descubrimientos, desde simple artesanía hasta lo que serian descubrimientos de civilizaciones antiguas, gente momificada, incluso los huesos de especies aun no descubiertas en el mundo, enterrados bajo miles de kilómetros en la tierra o en minas que detenían su trabajo por el descubrimiento de estas cosas.
Para Ken este era un sueño, el amaba su profesión y lo que hacía lo hacía porque le gustaba, no por la fama y la fortuna que dejaban de por medio. Pero como en todo lugar, existen las envidias y los celos, estos provenían de quienes no solo eran colegas suyos que lo ayudaban en las excavaciones y daban su mano en apoyo, ¿Quién piensa que tú mismo amor puede ser el que más envidia tenga de esto?
Todo empezó en Egipto, alrededor de los años 50, años después de que la Segunda Guerra Mundial terminara. El grupo de arqueólogos al que pertenecía Ken encontró entre los jeroglíficos de una pirámide subterránea lo que parecía las inscripciones de una diosa, una extraña diosa que no tenía nada que ver con los mismos egipcios, ni siquiera con algún otro dios de alguna otra mitología. Esto no se lo podían creer, no cabía en sus cabezas que una de las más grandes y antiguas civilizaciones hablara sobre algo que nunca había tenido registros, ¿acaso era una broma de los saqueadores de tumbas, que solo querían alejar a todos para quedarse con los tesoros ocultos? Ken no iba a permitir eso, por eso mismo ordeno que siguieran buscando, y lo encontraron, encontraron restos de una leyenda grabada en una pared oculta; esta hablaba de esa misma diosa, que vivía en un lugar que no estaba directamente en la tierra. Ken aun no podía creer nada de lo que estaba leyendo, pero todo era tan maravilloso que se pregunto qué tan cierto seria. La investigación duro más tiempo del que creyó, pero dos años después fue cuando lo descubrió, la isla llamada Merveille, un lugar que no se encontraba en los mapas, del cual solo muy pocos podían entrar y que muchos habían muerto para hacerlo. Un instinto de aventura invadió el pecho del joven arqueólogo, que con solo 22 años había decidido emprender un viaje rumbo al triangulo de las bermudas. Todos le dijeron que estaba loco, que lo que hacía lo iba a terminar matando mucho antes de poder encontrar esa dichosa isla que tal vez sería un cuento como lo era Atlantis, que estaba hundida y que nunca nadie podría encontrarla. No le importo. Los comentarios de esa gente solo lo alentaban para que armara rápido la expedición y, en cuanto sintió que todos estaban en sus puestos, salieron a mar abierto.
Los meses pasaban y hacían que una pequeña desilusión entrara en el corazón y la esperanza de todos los que iban dentro de ese barco. Pero Kenneth no dejaba que eso lo venciera. Mil veces les dijo a su tripulación que lo que vendría después de su descubrimiento seria más grande de lo que toda su vida han obtenido, y todo esto era secundado por el ayudante y ya de tiempo, pareja del arqueólogo, un chico que había empezado como un admirador de su trabajo, alguien que viajaba para solo poder ver en vivo todas sus exhibiciones y que, después de un tiempo, termino formando parte del grupo de Ken, primero como un ayudante, después como su mano derecha para al final terminar como su enamorado, a quien al arqueólogo le robo el corazón y de quien no se separaba, y no lo haría, porque le había prometido que irían a esa isla juntos.
Fue una noche en la que todo cambio. Las nubes del cielo nocturno empezaron a juntarse, no dejando un buen augurio en ninguno de los que iban a bordo del barco, pero que para Ken era una señal: estaban pronto por llegar a esa isla; pues los mares se habían vuelto rebeldes y podían notar que había algo en el agua, pero no eran los animales que todos conocían, estas cosas eran aun más grandes de lo que se contaban las cosas en historias, eran otros tipos de criaturas jamás vistas. Un rayo golpeo un asta, y con la tormenta y los fuertes vientos era imposible hacer algo. Un grito desgarrador provino del interior del barco, en las recamaras. Ken reconoció el grito y fue en su auxilio, entrando a la habitación que compartía con su amado, pero al no verlo ahí se extraño. Cuando quiso voltear, solo vio los ojos de él y un cuchillo.
Todo se volvió oscuro a partir de ahí.
El sonido del mar golpear la arena hizo que despertara. Estaba aturdido, pero sorprendentemente no sentía dolor en ninguna parte de su cuerpo, no había dolor de cabeza ni sentía sus miembros heridos, pero cuando intento sentarse en la arena un punzo en el pecho, justo a la altura de su corazón le dolió, un momento, ¿arena? ¿No estaba en un barco? Volteo a todos lados tratando de ubicarse, pero no reconocía el lugar donde estaba, y el frio que le calaba en el cuerpo era insoportable… ¿Frio? Pero si estaba en pleno verano, y el sol que estaba en esa playa se veía picoso, no entendía nada de lo que le estaba pasando.
Con algo de torpeza se levanto y empezó a caminar, tratando de recordar algo de lo que paso antes, pero su mente estaba en blanco. Después de un par de horas de caminar, donde no sintió nada de cansancio, encontró un grupo de personas que disfrutaba de la playa. Con la esperanza de que le dijeran donde estaban, le pregunto a una chica que sostenía una pelota de voleibol que estaba en la ciudad de Alyss, la capital de Merveille. El rostro de Kenneth paso por muchas facetas, había encontrado la isla, estaba en el lugar que se propuso a encontrar, pero estaba solo, ¿Dónde estaba todo su equipo? Trato de llamar la atención de la chica para preguntarle si no había visto una embarcación llegar a las playas, pero cuando intento tocarle el hombro, su mano la atravesó, causando no solo terror en la chica y sus demás amigas, sino en el mismo Ken, que no tardo ni medio segundo en retirarse y recibir un balonazo en el estomago que lo atravesó, ¿pero cómo? Las chicas salieron corriendo asustadas, pero Ken lo estaba más, ¿Cómo es que había podido su mano atravesar el cuerpo de esa chica? ¿Cómo el balón lo atravesó a él? Las preguntas invadieron su mente al igual que los recuerdos. La tormenta, el rayo, el fuego, los gritos, la puñalada… Se volvió a tocar el pecho al sentir el dolor en este, se levanto la camisa y pudo notar como tenia la cicatriz donde de seguro había sido apuñalado, ¿entonces era verdad? ¿El había muerto? ¿El lo había matado? No lo podía creer posible, por supuesto que no, pero eso había sido lo último que había visto antes de despertar en esa playa.Con las mil dudas en su cabeza, decidió adentrarse a Alyss, donde estuvo vagando por algunos días, comprobando que como había sospechado, no necesitaba ya de las cosas de cuando estaba “vivo” pero no por eso se quedo así, claro que no, el ya había llegado a la isla que quería, ya estaba ahí, y no en el “otro lado” por lo que lo aprovecharía al máximo.
Hoy en día, Kenneth sigue en la arqueología, investigando algunas ruinas en Merveille, pero la mayor parte del tiempo se queda trabajando en el museo de Alyss, donde reside en un departamento, donde se encarga de las exhibiciones y siendo guía algunas veces, mas nunca olvida su actual condición y el que no tiene muchos recuerdos antes de la tormenta en la que estuvo.


•Descripciones•
Física
Kenneth posee unos cabellos de un tono entre el blanco y el plateado, el cual lleva alborotado y sin arreglar, pero que siempre esta sostenido por una banda, de preferencia de color roja, la cual evita que su cabello le tape los ojos por el largo que tiene, pero aun así se le escapan en el rostro algunos mechones largos. Sus ojos son de un tono amarillo dorado, que mantienen una expresión algo seria en algunos momentos, pero para la gente importante muestran una calidez sorprendente para alguien de su condición. Sus orejas están perforadas, y en ella tiene unos pendientes de oro que solo cambia por unos más pequeños. Las facciones de su rostro son finas pero maduras, teniendo un toque de encantador a simple vista. El resto de su cuerpo está conformado por una piel morena un tanto achocolatada. La complexión de su cuerpo es musculosa pero sin llegar a exagerar, el se mantiene en forma aun después de su muerte y eso le gusta. Su altura ronda alrededor del 1.85 m.

Psicológica
Ken a primera vista veras que es un chico problema, de los que podrían meterse en peleas todo el tiempo, pero esto es solo si se le busca dicha pelea. Ante gente de confianza es muy simpático, amigable, sociable y bromista, hasta llega a ser un idiota. Sin embargo, es muy responsable con lo que hace, nunca deja que nadie se eche la culpa de alguna acción suya, mucho menos si se trata de un amigo que puede estar en aprietos, prefiere ser él quien sea castigado a que la gente que quiere salga lastimada. Puede llegar a ser un sádico, pero esto solo si se le provoca a mal. No tendrá miedo de romperte la cara y los huesos si lo haces enfadar, pero tampoco temerá el llorar si fue él quien lastimo a alguno de sus amigos.
Eso sí, es muy astuto, un estratega nato.


•Imágenes•
Spoiler:







•Extras•

Habilidades: Al haber muerto, obtuvo las habilidades de fantasmas que todos tienen, como lo son la intangibilidad y el poder flotar, mas la segunda no la usa mucho. Tambien puede atravesar objetos solidos, hacerse invisible y tomar el cuerpo de otras personas.

Debilidades: No usa ninguna de estas habilidades, o mejor dicho no las controla del todo salgo la intangibilidad, pero nunca ha querido aprender a dominarlas.

Gustos:
-Viajar
-La historia
-Los muñecos
-Los dulces
-La comida
-Las diferentes culturas
-Las peras
-Las uvas
-Los videojuegos
-Pasear por la playa
-La tierra


Disgustos:
-La nieve
-El frio
-Los vegetales
-El calor
-Los gatos
-Las matematicas


Fecha de cumpleaños: 17 de Agosto.


•Otros•
Es un excelente cocinero.
Puede hablar español, ingles, frances, italiano y japones.


•Perfil del físico•
Bilal Asad Ithnan Faranbald (Wand of Fortune) Kenneth D'Arcaglia.



We are all mad here
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Fantasmas del pasado, luces del futuro [Kenneth ID]

Mensaje por Invitado el Mar Jul 15, 2014 4:36 pm

avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.